Pymes en el futuro Chile

Por Fernando Carmona, economista y jefe programático programa presidencial de Daniel Jadue

En el gobierno transformador de Daniel Jadue, a partir de marzo de 2022, la prioridad uno será la reactivación de la economía, el aumento del empleo y el aumento de inversión pública productiva, en ese contexto las Pymes se beneficiarán de la dinamización generalizada del mercado interno, que es adonde se dirige la mayoría de sus ventas, y por tanto las existentes podrán sobrevivir y se crearán muchas nuevas empresas. 

Este plan de reactivación económica, tiene en el centro el cuidado del tejido productivo existente, por medio de políticas públicas como el bono de apoyo directo se otorgará durante hasta cuatro años para compensar el aumento del salario mínimo y asegurar el pago de parte de las cotizaciones sociales de las y los trabajadores. La trayectoria para llegar al salario mínimo en las Pymes será más larga, tiempo durante el cual el gobierno subsidiara por medio de transferencias directas los salarios de los trabajadores.

Se aumentará el apoyo crediticio con garantía pública y tasa subsidiada, que seguirá vigente para las empresas con ventas hasta 25 mil UF, o bien para las empresas hasta 100 mil UF con caídas en las ventas.  

Se mantendrá la reducción transitoria de la tasa de interés penal de 1,5% a 0% para las órdenes de pago de las deudas tributarias hasta el 31 de diciembre del año 2023 y la devolución del crédito fiscal de IVA acumulado. El plazo de los convenios de pago con Tesorería y Municipios se mantendrá en 48 cuotas, con una condonación del total de intereses y multas.

Incremento del presupuesto para SERCOTEC y CORFO para subsidios de apoyos directos a MiPymes. US$4.000 millones anuales adicionales que beneficiarían a 250.000 empresas adicionales al año. 

La creación de nuevas empresas, incluyendo las empresas cooperativas y asociativas, será objeto de simplificación y aceleración de trámites y de acompañamiento en la inserción en mercados, en la transferencia tecnológica y en la formación de recursos humanos mediante el apoyo de entidades asociativas, de oficinas municipales de creación de empleo y de oficinas regionales de fomento productivo, a las que serán transferidas total o parcialmente las potestades y recursos de Indap, Corfo, Sercotec, Sence y otros servicios públicos de fomento productivo.

El financiamiento del estímulo de la diversificación productiva, de la creación de distritos industriales y de nuevos encadenamientos productivos, junto al estímulo de la economía circular, el reciclaje, y la transición hacia el uso de energías renovables no convencionales, será liderada en primera instancia por el Banco del Estado y luego por la Banca de Nacional de desarrollo y sus oficinas regionales y provinciales, dotadas de amplia autonomía.

El régimen Propyme del Impuesto a la Renta no sufrirá modifcaciones y se mantendrá la integración del pago de impuesto a las utilidades y al ingreso personal.

Desde el año 1997, las pymes no han tenido un ecosistema que sea capaz de ayudarlas a crecer y estabilizarse, durante todos los periodos de crisis son las empresas que más tienden a entrar en situación de quiebra, pero por otro lado las que responden de manera más rápida a los cambios en la economía. 

Nuestro compromiso es crear un ecosistema económico donde el mayor nivel de salarios aumente la demanda de sus bienes y servicios, donde el aumento de créditos a tasa preferentes les permita cerrar la importante brecha de financiamiento que señala la OCDE, donde el aumento de inversión publica y de ciencia y tecnología les permita cerrar la brecha de productividad con la OCDE y el compromiso de la estabilidad financiera y cambiaria que les permita tener condiciones de crecimiento favorables.

Con este fuerte compromiso del Estado con las Pymes, esperamos que producir, trabajar y colaborar en el mundo Pyme sea en condiciones trabajo decente para todas las y los trabajadores, con altos niveles de productividad y con empresas integradas al desarrollo de nuestro país.